Espiar el pene ajeno

Espiar el pene ajeno


La atracción por otro hombre es alguno normal, que puede llevar a que miremos alguna parte de su cuerpo en particular. Muchas veces nos puede atraer la persona en su totalidad pero hay algunos lugares que se suelen valorar aunque sea una rápida mirada.
Mirar el pene ajeno es propio de los hombres, y no solamente de los gays o bisexuales, incluso es una práctica habitual de los heterosexuales. Sin entrar en etiquetas que poco contribuyen a que cada persona sea plena en su sexualidad, hay que confirmar que a los hombres nos gusta ver los penes de otros hombres.

Generalmente no es más que una mirada rápida, fugaz y completamente disimulada a la polla ajena pero nos permite realizar una rápida comparación con la propia. Las razones pueden ser múltiples, pero sin duda que comparar el tamaño es una de ellas e incluso su forma. Hay una especie de observación instintiva que es difícil de evitar en las situaciones que ocurren en las duchas compartidas, de espiar los penes de los hombres que nos rodean.
Desde una mirada en un baño público, en la playa o en un vestuario espiar el pene ajeno es una práctica ampliamente difundida que sin duda permite estimular nuestro morbo y en algunos casos realizar una fantasía gay.

No hay comentarios:

Seguir por Email (recibirás un aviso si se publica contenido nuevo)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...