Dominación y sumisión gay

Dominación y sumisión gay

Existen muchas prácticas sexuales entre machos, una de las que ha ganado más adeptos son las prácticas de dominación y sumisión gay. En la mayoría de los casos la dominación y sumisión es un juego sexual y morboso, pero en algunos es un estilo de vida. Previo a la práctica se suelen pactar de antemano cuales son los morbos, límites y normas. Las prácticas de dominación y sumisión gay consisten en buscar la máxima placer para uno mismo y para el otro macho, el dominante y el sumiso. El morbo juega un papel fundamental en los roles que asume cada uno y no siempre es necesario que haya sexo tradicional. 
  Los sumisos por mucho que se les use para realizar las prácticas, y acaten las normas impuestas por el dominante, y se respeten los límites que los sumisos fijan son ellos realmente los que más disfrutan aunque no lo digan ni lo exterioricen, porque asumen su papel y muchos son muy estrictos incluso más que el dominante. A lo contrario de lo que se podría pensar los sumisos son los que dominan realmente la sesión.

Dominación y sumisión gay

Los roles activos y pasivos pueden ser representados tanto por el dominante como por el sumiso. En algunas ocasiones el dominante es el activo que tiene a su disposición el culo del sumiso, pero en otros casos el dominante es pasivo y tiene a disposición la polla del sumiso para gozar. Las fantasías de dominación y sumisión gay son muy variadas, tanto como hombres que existen, en general suelen ser bastantes pensadas, aunque a veces se deja a la espontaneidad siempre teniendo en cuenta los límites fijados. Se puede usar cualquier objeto que sea para producir placer. Cuerda, velas, pinzas, embudo, máscaras, uniformes, pesas, son muchos. No hace falta gastar mucho dinero, solo cambiar la utilidad del objeto para gozar.
Gracias a Raúl por colaborar con el artículo

No hay comentarios:

Seguir por Email (recibirás un aviso si se publica contenido nuevo)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...